En Life Informàtica, te ofrecemos una amplia variedad de procesadores Intel y AMD. Los procesadores, también conocidos como CPU o microprocesadores, son el pilar central de tu equipo. Si estás en busca de los últimos lanzamientos de Intel o AMD, estás en el lugar indicado. Ya sea que necesites un procesador básico para tareas de trabajo, como un Intel Core i5, o si buscas un rendimiento excepcional con un procesador de gama alta, como el Intel Core i9, en Life Informàtica encontrarás la solución que mejor se ajuste a tus necesidades. Tenemos a tu disposición una amplia diversidad de procesadores entre los que podrás elegir. Además, si eres fan de AMD y buscas versatilidad y alto rendimiento, los procesadores AMD Ryzen 7 son una excelente elección.

Mostrando 102 resultados

Mostrando 102 resultados

¿Cómo elegir un procesador?

En LIFE Informàtica te ofrecemos un equipo de especialistas que podrán ayudarte y asesorarte a la hora de elegir la CPU para tu ordenador. Explora nuestro amplio catálogo de procesadores, diseñados para ajustarse a tus requerimientos y presupuesto.

En caso de buscar un procesador esencial para navegar por Internet, ver vídeos o usar programas de ofimática, puedes optar por una CPU con bajo número de núcleos, como las gamas AMD Ryzen 3 o Intel Core i3 que además tendrán un consumo reducido y son más asequibles en precio.

Si vas a jugar, editar videos o realizar tareas más exigentes, para un ordenador gamer o profesional debería tener al menos 4 núcleos y 8 hilos. Si se quiere un mayor rendimiento y futuro, se puede optar por procesadores con 8 u 16 núcleos y 16 o 24 hilos respectivamente como las gamas AMD Ryzen 7 o Intel Core i7.

También elegir comprar un procesador de la nueva generación, te ofrecerá mejor rendimiento, eficiencia y compatibilidad que las anteriores. También hay que tener en cuenta la arquitectura y las tecnologías que incorpora el procesador, como el soporte para PCIe 4.0 o el overclocking.

Una vez tienes la CPU, deberás elegir la placa base en donde irá instalada. Cada procesador utiliza un zócalo en específico, por lo que deberás seleccionar uno que sea compatible.

Por último, elegir un procesador que se adapte a la tarjeta gráfica que se vaya a utilizar, ya que si hay una gran diferencia entre ambos componentes puede producirse un cuello de botella que limite el rendimiento del conjunto. Lo ideal es buscar un equilibrio entre el procesador y la tarjeta gráfica.

¿Qué es un procesador?

También conocido como CPU (siglas Unidad Central de Proceso), es el componente indispensable de todo dispositivo. Encargado de ejecutar las operaciones y procesar datos para que el sistema funcione de manera eficiente.

Su función principal es la interpretación y ejecución de instrucciones de programas y operaciones de cálculo. Son capaces de administrar múltiples tareas simultáneamente a través de la tecnología de múltiples núcleos. Esto significa que pueden ejecutar varios programas o subprocesos al mismo tiempo, mejorando la eficiencia y la capacidad de respuesta del sistema.

El procesador tiene una memoria caché que almacena temporalmente datos e instrucciones comunes para acelerar el acceso a ellos. Esto reduce la necesidad de acceder repetidamente a la memoria principal, lo que mejora el rendimiento general.

¿Cuál es la función del procesador?

En realidad podríamos decir que es el auténtico cerebro y que se encarga de ejecutar las órdenes y los procesos que necesitan los ordenadores y el sistema operativo.

Y además es increíblemente pequeño para lo que alberga en su interior. Un microprocesador o «micro» actualmente puede integrar nada menos que 700 millones de transistores en su interior, todo ello dentro de una pastilla de menos de 4 centímetros de lado.

Como ves, la palabra «micro» se queda grande para este nivel de integración, y es que los más modernos integran transistores que miden unos pocos nanómetros, esto es 200.000 veces más pequeño que un milímetro.

En la actualidad, los fabricantes de CPU que utilizan la arquitectura para ordenadores y servidores más reconocidos son Intel y AMD.

Características claves de un procesador

Actualmente, cuando hablamos de un procesador, realmente estamos hablamos de procesadores, y es que, realmente, dentro de los chips más modernos existen 8 o 16 sub procesadores a los que llamamos núcleos o cores en inglés, que ejecutan instrucciones en paralelo, lo que multiplica su poder computacional.

Pero la cosa no acaba aquí… después tenemos los hilos o threads en inglés y vendrían a ser como caminos de entrada y salida a los núcleos que procesan instrucciones que y permiten al núcleo gestionarlas de forma más óptima.

¿Y la caché para qué sirve? Pues es otro elemento fundamental que determina la potencia de cálculo de un procesador. En realidad se trata de una memoria de almacenamiento muy próxima al procesador que proporciona los datos que la CPU necesita con frecuencia.

¿Qué es la velocidad de reloj de un procesador y en que influye?

La velocidad de la CPU, expresada en GHz (gigahercios), representa la cantidad de ciclos que la CPU ejecuta por segundo y se conoce como frecuencia de reloj.

Influye en la rapidez con la que la CPU puede recuperar e interpretar instrucciones y completar más tareas. La velocidad de la CPU también afecta al rendimiento de los juegos, ya que determina la capacidad de procesar los gráficos y la física del juego.

Los fabricantes, además, utilizan tecnologías para acelerar la CPU en momentos de necesidad. Es lo que se conoce como Intel® Turbo Boost o AMD Core Performance Boost.

Y ya por último, si queremos exprimirlo al máximo, existe la posibilidad de «tunearlo» y es lo que se conoce como overclocking de CPU. Aquí, utilizando una placa base apropiada, sometemos el procesador a una aceleración por encima de sus especificaciones y con el fin de obtener un rendimiento extremo para nuestros juegos o aplicaciones intensivas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de comprar una CPU?

Si estás buscando un procesador, debes tener en cuenta aspectos como:

La arquitectura y la generación: determinan el diseño interno de la CPU, su compatibilidad con el socket y el chipset de la placa base, el tipo y la velocidad de la memoria RAM que soporta, y las tecnologías que incorpora. . Es importante comparar los procesadores de la misma marca y generación para evitar confusiones.

El número de núcleos e hilos: cada núcleo es capaz de procesar datos de forma independiente, y cada hilo es una secuencia de instrucciones que puede ejecutar un núcleo. Cuantos más núcleos e hilos tenga una CPU, más tareas podrá realizar al mismo tiempo.

La velocidad de reloj o frecuencia: que es el número de ciclos que la CPU ejecuta por segundo, medidos en GHz (GigaHercios). Cuanto mayor sea la velocidad de reloj, más rápido podrá procesar las instrucciones la CPU.

El consumo y la temperatura: indican la cantidad de energía que necesita la CPU para funcionar y el calor que genera. Cuanto mayor sea el consumo y la temperatura, más exigente será el sistema de refrigeración y la fuente de alimentación que necesitaremos.

Descubre la potencia y el rendimiento con los procesadores Intel y AMD. Mejora el rendimiento de tu equipo. Tu tienda online de confianza.

¿Has encontrado el producto que buscabas?
Elige la categoría que mejor describa el tipo de problema que tienes:
Proporciona una descripción del problema: (Opcional)